Aquí seguimos

Buenos días grises y lluviosos, Rodrigo. Parece que se cumple el refrán «cuando marzo mayea, mayo marcea». Nos viene muy bien que llueva todas las tardes.

En las próximas semanas no sé si podré escribirte exactamente en sábado, así que me reportaré cuando las circunstancias me lo permitan. En todo caso, ya sabes 😉, Papá y yo no te olvidamos.

Poco más. Tú no dejes de cuidar nuestro camino, hijo, por favor. Millones de besos, libros, viajes, canciones y risas. Te queremos.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.